Decálogo del Abuelo Canguro

Los padres suelen coincidir en que sus hijos con quien mejor están es con los abuelos y están totalmente en lo cierto, ya que, según explica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), con motivo de la celebración del Día de los Abuelos, y en el marco del Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional, los abuelos pueden aportar a los nietos muchas cosas: tiempo, paciencia, experiencia, tolerancia, un sentimiento de familia y la valiosa posibilidad de diversificar sus relaciones de apego más allá de los padres. Además, la relación con los nietos se traduce en que los abuelos se sientan más útiles, con una mayor vitalidad y les ayuda a permanecer  en  contacto con el mundo que les rodea.

Aproximarse a miembros de otras generaciones, interesarse por sus gustos y preferencias, compartirlas o respetarlas, si se mantienen criterios diferentes, ayudará a que se mantengan las relaciones y éstas sean más satisfactorias para todos.
Por otra parte, las relaciones intergeneracionales, recuerda la SEGG, también benefician notablemente a los pequeños, debido a que, mediante el contacto con sus abuelos, los niños viven nuevas experiencias, descubren tradiciones y nuevas aficiones, pero lo más importante de esta relación con los abuelos es el valor y el respeto derivado del intercambio entre personas de diferentes generaciones unidas por un vínculo afectivo.
Buscando el equilibrio
A pesar de los beneficios compartidos que existen en las relaciones intergeneracionales, la SEGG recuerda que hay que tener presente que cuidar de los nietos debe ser una actividad placentera para abuelo y nieto, evitando que se convierta en una carga para la persona mayor, ya que esta situación puede conllevar, a la larga, problemas de estrés, ansiedad o depresión si los abuelos se ven sobrecargados de actividades con los nietos en detrimento de sus propias necesidades.
Y es que, según reveló la Encuesta de Mayores 2010 elaborada por el Ministerio de Sanidad y Política Social, la mitad de los abuelos españoles dedica más de seis horas diarias al cuidado de sus nietos, lo que puede suponer una carga excesiva para los mayores.
Por eso, la psicóloga del Instituto Gerontológico Matia (INGEMA) y miembro de la SEGG, Pura Díaz Veiga, recuerda que los abuelos deben compartir la actividad del cuidado de sus nietos con otras distintas que promuevan su desarrollo personal. Según la psicóloga, es necesario “dedicar al cuidado de los nietos un tiempo determinado que esté pactado con anterioridad con los padres, poner límites, reservar tiempo para uno mismo, acordar con los progenitores normas básicas que orienten el trato cotidiano con los niños y expresar con claridad a los padres las necesidades y dificultades (si las hay) en relación con el cuidado”.
Las necesidades de los abuelos
La SEGG aprovecha para recordar, en el Día de los Abuelos, la importancia de seguir las recomendaciones propuestas en el Decálogo del Abuelo Canguro:
1- Haz lo que puedas y no te sobrecargues de labores. Cuidar de los nietos debe ser una actividad placentera, nunca una carga o una labor que nos supere.
2- Aprende a decir “No”. Ante tareas en las que no te veas capaz, o si tienes otros planes o compromisos, no tengas miedo de decir a tus hijos que “hoy no podrás cuidar de tu nieto”.
3- No descuides tu salud. Conoce dónde están tus límites y no te olvides de tus revisiones médicas.
4- Ante cualquier problema o si la situación se te va de las manos, háblalo con tu hijo/a. Lo mejor será establecer unas reglas básicas y que siempre haya una comunicación fluida entre ambos.
5- Resérvate tu propio espacio y tiempo. Sigue practicando las actividades que tanto te gustan y disfruta de tus ratos de ocio.
6- Mantente en buena forma física, haz ejercicio, sigue una dieta adecuada y estimula tu mente.
7- No te sientas culpable si no eres capaz de realizar las tareas como las antes. Debes pensar que ya no tienes ni la agilidad, ni los años que cuando tú tenías hijos y es lógico que las cosas no te salgan igual de bien o incluso que no puedas desempeñar alguna tarea, no te culpes por ello.
8- Intenta realizar actividades con tu nieto que se adecuen a ti y que os reconforten a los dos. Debes pensar también en ti a la hora de planificar actividades, por ejemplo, llevar a tu nieto a un parque de atracciones puede ser demasiado inadecuado y estresante para ti, pero en cambio un paseo por el parque o unos juegos de mesa pueden resultar estupendos para pasar una tarde.
9- Pon límites. Estar con el abuelo no significa que el nieto “haga lo que le dé la gana”. Establece una serie de normas que tu nieto debe cumplir cuando esté contigo.
10- Disfruta de tu nieto y de los momentos compartidos con él. Intenta ver el lado positivo de las cosas y saca partido a las experiencias vividas junto a tu nieto.
1720 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.