Dolor de espalda. ¡No esperes más para consultar!

Estrés, malas posturas al dormir o trabajar… Son varios los factores capaces de producir dolor de espalda, un problema que puede ser hacerse crónico  si no se trata debidamente. 

¿Sufrimos hoy en día más dolores de espalda que antaño o es que nos hemos hecho más sensibles?
Efectivamente, hoy sufrimos de la espalda más que hace un siglo. Pero lo que se padecen son patologías diferentes. Antes, la gente era más musculosa, de manera que la espalda se resentía menos a pesar de que el trabajo era más duro. Hoy, la mayoría de las personas sufren problemas músculo-esqueléticos relacionados con las condiciones de trabajo. Los dolores de espalda representan la primera causa de invalidez y de baja laboral. Son un problema de salud pública.
¿Cuáles son sus principales causas?

El estrés está en primer lugar. Las tensiones se acumulan y forman contracturas a la altura de la espala y el cuelo, lo que produce dolor. En segunda posición está el trabajo. Pero hay que precisar que, generalmente, lo nefasto no es la tarea en sí sino los malos hábitos al ejecutarla, por ejemplo, sentarse mal frente al ordenador.

Asimismo, hay mucha gente que sufre de la espalda porque practica un deporte inadecuado. La mayoría de los gimnasios dejan que los clientes se ejerciten libremente, sin la supervisión de un entrenador, y entonces se lesionan.

A la consulta también llegan pacientes doloridos tras haberse dado un “masaje”. Me parece indispensable precisar que sólo el masajista-kinesiterapeuta está habilitado para practicarlo.

¿Quiénes sufren más dolores de espalda?

Las mujeres los padecen con más frecuencia que los hombres, en parte por causas fisiológicas. La musculatura femenina, que es más
débil, las reglas y los embarazos los favorecen. Además, son víctimas del doble trabajo: la actividad profesional y la doméstica.

Más allá de la prevalencia en las mujeres no hay un “paciente tipo”. En cambio, recibimos cada vez más niños como consecuencia de cierta inatención por parte de los padres. A los pequeños ya no se les pide, como se hacía antes, que caminen bien erguidos o que se sienten correctamente en la silla. Hay menos prevención.

¿Hay algún tipo de automedicación que sea de utilidad?
Lo mejor es consultar con el kinesiterapeuta. Sólo él puede aconsejar el tratamiento más adecuado. Entretanto, es posible mitigar el dolor mediante tratamientos locales, pero éstos sólo funcionarán de forma temporal ya que no curarán la causa. Se puede aplicar calor, por ejemplo, a través de una ducha caliente, con el secador de pelo o con una pomada.

El frío sólo se utiliza para los dolores articulares. Ante cualquier tipo de dolor lo mejor es acudir al médico. Intentar curarse solo a veces agrava la situación.

¿Qué aconsejaría usted para prevenir estas dolencias?

La mejor forma de evitar el dolor de espalda es adoptando buenos hábitos posturales. Hay que estar erguido, se esté de pie o sentado. De igual modo, cuando queramos coger un objeto del suelo, no hay que doblar la espalda hacia adelante sino agacharse flexionando las rodillas, manteniendo la espalda lo más recta posible. Además, conviene hacer dos o tres minutos diarios de ejercicios para reforzar la musculatura dorsal. El kinesiterapeuta explicará cómo ejecutarlos para no hacerse daño.

http://salud.doctissimo.es/enfermedades/dolores-musculares/dolor-de-espalda-no-esperes-mas-para-consultar.html

5546 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.